“NADIE DEBERÍA MORIR SOLO”: HOSPITAL DE TEL AVIV PERMITE VISITAR A FAMILIARES MORIBUNDOS


Enlace Judío México e Israel.- En un gesto poco común, el hospital de Tel Aviv presta equipo de protección a las familias para permitir visitas a sus parientes moribundos

ISAAC SCHARF

El Centro Médico Sourasky proporciona ropa protectora de pies a cabeza y permite 15 minutos para decir adiós antes de ayudarles a quitarse la máscara, la bata, los guantes y las botas para detener la infección por el virus.

Elisheva Stern no estaba lista para despedirse de su padre enfermo, que estaba sucumbiendo al coronavirus en un hospital israelí.

Pero sabiendo que muchos otros en todo el mundo no tienen la oportunidad de despedirse de sus familiares enfermos, decidió ingresar a la sala de virus y estar junto a la cama de su padre, aunque solo sea por un breve momento, antes de que muriera, informó The Times of Israel en su sitio web.

El padre de Stern, Simha Benshai, de 75 años, murió en el Centro Médico Sourasky de Tel Aviv, que ofrece a los familiares de pacientes moribundos de coronavirus la rara oportunidad de decir adiós en persona.

“Ninguno de nosotros quiere decir adiós a las personas que amamos. Pero estoy realmente feliz de que me hayan dado la oportunidad de despedirme de mi padre”, dijo Stern. “Pude verlo y decirle que lo siento y lo amo”.

La práctica contrasta con muchos hospitales de todo el mundo que no permiten visitas familiares finales como medida de precaución contra la propagación del virus altamente contagioso. Eso deja a los pacientes morir solos y obliga a las familias a llorar desde lejos.

Al reconocer esta peculiar tragedia provocada por el virus, los funcionarios del Centro Médico Sourasky optaron por guardar equipo de protección muy necesario, tomar medidas cuidadosas para prevenir infecciones y ofrecer a las familias afligidas la oportunidad de despedirse.

“Las historias de pacientes que mueren solos son horribles”, dijo Ronni Gamzu, director ejecutivo del hospital. “Es nuestro deber moral como personal médico y como seres humanos. Nadie debería morir solo”.

El hospital proporciona ropa protectora de pies a cabeza (equipo de gran demanda en todo el mundo y a menudo reservado para trabajadores de la salud) a los parientes inmediatos que desean visitar a un paciente y les da unos 15 minutos para despedirse. Luego les ayuda a quitarse la máscara, la gorra, la bata, los guantes y las botas con la mayor precaución necesaria para prevenir la infección.

En otros lugares, familiares y amigos se despiden tortuosamente de forma remota, a menudo con la ayuda de los trabajadores del hospital a quienes se les confía las últimas palabras de las familias, o suministrando sus teléfonos como un puente para comunicarse con el pariente infectado por el virus.

El problema ha afectado a los empleados sanitarios en todo el mundo.

“Las familias ruegan ver a sus seres queridos antes de morir. Una solicitud aparentemente simple, que en otros tiempos sería alentada, se ha convertido en un dilema ético y de atención médica”, escribió un grupo de médicos residentes del área de Detroit esta semana en el New England Medical Journal, pidiendo soluciones creativas para abordar el problema.

El virus ha infectado a más de 2 millones de personas en todo el mundo y ha matado a más de 140,000. Causa síntomas parecidos a la gripe de leves a moderados en la mayoría de los pacientes, que se recuperan en unas pocas semanas. Pero es altamente contagioso y puede causar enfermedades graves o la muerte, particularmente en personas mayores o con problemas de salud subyacentes.

A diferencia de los epicentros como Nueva York o Italia, el brote de Israel ha visto hasta ahora un número manejable de pacientes gravemente enfermos. El país tiene más de 13,000 casos de coronavirus, entre ellos 159 muertes. Los hospitales no están inundados de pacientes, lo que significa que Sourasky probablemente no esté bajo tanta presión como otras instalaciones en focos de virus y puede salvar tiempo y el equipo de protección para los encuentros finales.

Hasta el momento, cuatro familias acordaron ingresar a la sala de coronavirus en las dos semanas desde que comenzó el proyecto del hospital.

Dror Maor visitó a su suegra moribunda en el hospital recientemente. Al entrar en la habitación del hospital con el equipo de protección completo, vio a Segula Yanai, de 81 años, que estaba sedada y respirando a través de un ventilador y flanqueada por otros pacientes en condiciones similares. Recitó una oración judía y salmos junto a su cama.

“A pesar de la escena difícil, sentí la presencia de mi suegra y creo que ella sintió la mía. Fue un acto de devoción que estoy feliz de haber llevado a cabo”, dijo.

Reproducción autorizada con la mención siguiente: ©EnlaceJudío

Fuente original: Enlace Judio

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: