¿Por qué a nadie le importan estos palestinos?


Artículo de Khaled Abu Toameh originariamente publicado en Gatestone Institute:

Mientras el mundo está ocupado combatiendo la propagación de la pandemia de coronavirus, los palestinos continúan “desapareciendo” en las cárceles sirias, o mueren de otra manera. Aquellos en la comunidad internacional que expresan preocupación por la posible propagación del virus en la Franja de Gaza están ignorando la tragedia existente de los palestinos en Siria, particularmente los detenidos en varias prisiones controladas por el gobierno sirio.

A la comunidad internacional tampoco parece importarle si un campamento de refugiados palestinos en Siria está a punto de ser borrado de la faz de la tierra.

La razón por la que al mundo no le importan las atrocidades cometidas contra los palestinos en Siria: no pueden culpar a Israel por ellos.

Un árabe que persigue o tortura a un árabe nunca parece ser condenado por la comunidad internacional.

Las siguientes son algunas cifras angustiosas publicadas esta semana por el Grupo de Acción para los Palestinos de Siria (AGPS), una organización de vigilancia de los derechos humanos con sede en Londres que monitorea la situación de los refugiados palestinos en la Siria devastada por la guerra.

Desde el comienzo de la guerra civil en Siria en 2011, el número de palestinos que han sido asesinados allí ahora se estima en 4.042, según las últimas estadísticas publicadas por AGPS. Los nombres de las víctimas y los detalles sobre las circunstancias de su muerte están documentados en el sitio web del grupo.

El número de palestinos que languidecen en las cárceles sirias es de 1.793, y otros 332 han desaparecido desde 2011, reveló AGPS.

Si bien los líderes de la Autoridad Palestina han instado a Israel a liberar a los prisioneros palestinos por temor a que puedan estar infectados con el coronavirus, estos mismos líderes han dejado, sin decir una palabra, cientos de palestinos detenidos en cárceles sirias.

AGPS, mientras tanto, como resultado del brote del virus, ha renovado su llamado a la liberación inmediata de los palestinos detenidos en las cárceles sirias por preocupación por su seguridad y salud.

El AGPS también llamó la atención del mundo sobre la presencia de más de 1.790 palestinos de todas las edades detenidos en condiciones severas en las cárceles y centros de detención sirios. En opinión de la organización, las autoridades sirias son totalmente responsables de la vida de los internos palestinos y los han instado a brindar atención médica a las personas infectadas con la enfermedad.

Otra cifra inquietante revelada por AGPS: en las cárceles sirias durante los últimos nueve años, 37 mujeres palestinas fueron torturadas hasta la muerte. Las mujeres, según AGPS, se encuentran entre 620 palestinos que han muerto en las cárceles sirias después de la erupción de la guerra civil allí.

El grupo dijo que cree que los números reales son más altos: las autoridades sirias son “reticentes” a revelar los nombres y destinos de los detenidos palestinos y las familias son reacias a revelar los nombres de sus familiares por temor a represalias.

La lista de víctimas, según la AGPS, incluye activistas políticos, voluntarios, médicos, ingenieros, académicos, periodistas, estudiantes universitarios y artistas.

Los prisioneros palestinos incluyen 110 mujeres y 50 niños, que han estado sufriendo destinos desconocidos en las cárceles y centros de detención sirios. Los niños que se aferran a los brazos de sus madres también han sido vistos allí, dijo el grupo .

Las declaraciones juradas hechas por ex detenidos muestran que los palestinos han sido sometidos a severas torturas psicológicas y físicas en las cárceles sirias, incluidas descargas eléctricas, golpes fuertes con barras de hierro y abuso sexual.

Taghreed Issat y su hija Hadeel, por ejemplo, han estado desaparecidas desde marzo de 2013, cuando fueron arrestadas en un puesto de control militar sirio cerca del campamento de refugiados de Yarmuk en las afueras de Damasco. Hadeel tenía cuatro años en el momento de su arresto.

“Tales prácticas representan violaciones flagrantes del derecho internacional que criminalizan todas las formas de tortura y maltrato contra civiles”, afirmó el grupo . “AGPS continúa instando a las autoridades sirias a revelar las condiciones y el paradero de los palestinos detenidos en sus centros penitenciarios”.

En otra cifra alarmante, AGPS descubrió que desde el comienzo de la guerra civil en Siria en 2011, 252 palestinos menores de 18 años han muerto. Casi la mitad de los niños fueron asesinados cuando sus casas fueron bombardeadas, ya sea por el ejército sirio o sus grupos rivales de oposición armada; mientras que otros fueron asesinados por francotiradores o en explosiones de coches bomba. Otros 34 menores palestinos murieron como resultado de la falta de alimentos y tratamiento médico.

Mientras tanto, el campo de refugiados de Yarmuk, a cinco millas al sur de Damasco, está en vías de desaparecer como resultado de un plan de las autoridades sirias para construir nuevas torres y cambiar las condiciones demográficas del campo.

A junio de 2002, había 112.550 palestinos viviendo allí; A mediados de 2018, solo quedaban unos pocos cientos. Según la ONU, el lugar fue “transformado en un campo de exterminio”, con miles de hogares y un hospital local destruidos durante los combates.

Los refugiados palestinos han perdido toda esperanza de regresar a Yarmouk luego de que las autoridades sirias revelaran un plan que cambiaría radicalmente las condiciones del campamento mediante la construcción de edificios altos y la apertura de nuevas carreteras, según un informe del periódico panárabe Asharq Al-Awsat.

“Los palestinos han vivido durante décadas en el campo y lo han convertido en un importante centro comercial en Damasco”, señaló el periódico . Sin embargo, la guerra causó una catástrofe en el campo: cientos de sus habitantes murieron o resultaron heridos, la mayoría de sus residentes fueron desplazados y más del 60 por ciento de sus edificios sufrieron daños.

El nuevo plan incluye expandir la calle principal del campamento a un ancho de 40 metros (su ancho actual alcanza entre 20-25 metros) y reemplazar las casas destruidas con torres. Los palestinos temen que el plan reemplace el campamento con un nuevo vecindario y que los residentes que se vieron obligados a abandonar sus hogares durante la guerra no puedan regresar a Yarmouk.

Una vez más, el mundo ignora las violaciones de derechos humanos perpetradas por un país árabe contra los palestinos.

Lamentablemente, los palestinos de Siria viven en un país árabe. Si esos palestinos que vivían en Cisjordania o la Franja de Gaza, los medios de comunicación internacionales, las Naciones Unidas y las organizaciones de derechos humanos hubieran interrumpido la tarifa diaria de coronavirus al gritar día y noche sobre la supuesta persecución de Israel contra los palestinos.

Fuente original: Gatestone Institute

Imagen de cabecera (no correspondiente al artículo original): Azaz Syria, de Voice of America News: Scott Bob report from Azaz, Syria.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: