100 años del uso del Monte del Templo como herramienta de la propaganda musulmana


Las teorías de la conspiración inventadas por los enemigos de los judíos hace 100 años continúan obstaculizando la paz en Oriente Medio.

Los enfrentamientos presenciados en la cima del Monte del Templo esta semana cuando el día de luto de los judíos de Tisha B’Av coincidió con el inicio del festival de musulmanes de Eid al-Adha fueron un recordatorio de cuán explosivo sigue siendo el lugar sagrado.

El liderazgo palestino no necesitaba recordarlo. Durante los últimos años, en medio del creciente interés en la “solución de dos estados”, el presidente de la Autoridad Palestina, Mahmoud Abbas, ha estado tratando de encender la situación emitiendo principalmente advertencias urgentes de que Israel planeaba dividir la meseta sagrada para la reconstrucción del Templo Judío. Estas beligerantes declaraciones, combinadas con la incitación institucionalizada en curso, han resultado en numerosos actos de violencia y terror. 

Pero Abbas está usando un viejo libro de jugadas. La supuesta conspiración de los judíos contra la mezquita de Al Aqsa fue utilizada por primera vez hace un siglo por el Mufti palestino afiliado a los nazis de Jerusalén, Haj Amin al-Husseini.

De hecho, el objetivo de al-Husseini era expulsar a los judíos de Palestina y evitar que llegaran más. Pero los métodos convencionales no fueron efectivos frente a las oleadas de inmigrantes judíos entrantes y el apoyo inicial británico al movimiento sionista. En ese momento, el poder de Mufti era débil, y los leales a él estaban en minoría. Los países árabes circundantes todavía estaban demasiado preocupados con sus propios problemas después de la independencia de las potencias coloniales. El Mufti sabía que tenía que hacer algo dramático para llamar la atención y movilizar al mundo árabe y musulmán para ayudar a su causa.

Para lograr esto, el Mufti buscó convencer al mundo árabe de que los judíos tenían la intención de demoler la Mezquita Al Aqsa y reemplazar la Cúpula de la Roca con el Tercer Templo. “Palestina no satisface a los judíos, porque su objetivo es tomar el control del resto de los países árabes, Líbano, Siria e Irak, e incluso la región de Khyber en Arabia Saudita con el pretexto de que esta era la patria de las tribus judías en el siglo séptimo “, repitió al-Husseini a todos los árabes que quisieran escuchar.

A fines de la década de 1920, los enfrentamientos entre judíos y árabes cerca del Muro Occidental habían aumentado considerablemente. El 23 y 24 de septiembre de 1928, los árabes sublevados atacaron a los fieles judíos en Iom Kipur, el día más sagrado del calendario judío. El Mufti se aprovechó de los disturbios, alegando que los judíos estaban tratando de tomar el control del Monte del Templo. Presentó a las autoridades británicas lo que él insistió era evidencia concluyente de que los judíos estaban tratando de destruir Al Aqsa, que para ese momento los musulmanes habían considerado su tercer sitio más sagrado.

Esta misma “evidencia” se transmitió a los líderes de todo el mundo árabe para persuadirlos de que los judíos buscaban “contaminar” los lugares sagrados del Islam. Una pieza de evidencia que llevaron los enviados de Mufti fueron folletos de organizaciones religiosas judías que solicitaban donaciones, pero que también hacían referencia a Jerusalén y al Templo. Del mismo modo, el simbolismo religioso presente en las sinagogas locales y el hecho de que los judíos estaban usando el Muro de los Lamentos como un remanente de su antiguo Templo fue explotado por los muftíes para generar ansiedad entre otros líderes musulmanes. 

Gracias a las tácticas de Mufti, los palestinos llegaron a ver el Monte del Templo y la Mezquita Al Aqsa como un arma potente en su lucha contra la restauración de Israel. Si bien la situación hoy es algo diferente, y Abbas ya no puede convocar a una multitud de musulmanes de toda la región para masacrar a judíos en el Muro de los Lamentos (como lo hizo el Mufti en 1929), la teoría de la conspiración que inventó al-Husseini se ha convertido en un pilar del discurso político árabe. La frase “Al Aqsa está en peligro” todavía es utilizada habitualmente por Abbas y otros líderes palestinos para solicitar el apoyo de árabes y musulmanes de todo el mundo.

Fuente: Israel Today

Imagen de cabecera no correspondiente al artículo original extraída de PMW: caricatura publicada el 18 de octubre de 2014 por Al-Hayat Al-Jadida, el diario oficial palestino. La caricatura fue publicada nuevamente por el diario de la AP el 29 de julio de 2015 y transmitida en la televisión Awdah de Fatah el 29 de julio de 2015. 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: