La conexión judía con la tierra de Israel


Artículo de DOV LIPMAN originariamente publicado en Honest Reporting :

La conexión judía con la Tierra de Israel no comenzó a raíz del Holocausto o con el sionismo a fines del siglo XIX.

El pueblo judío ha vivido en la tierra de Israel durante 3.000 años. Si uno no quiere aceptar la Biblia como fuente de esa realidad, la arqueología ha demostrado este hecho .

Y mientras que la mayoría del pueblo judío fue desterrado despiadadamente por los romanos, los judíos en el exilio han dicho durante 2.000 años: “El año próximo en Jerusalén” en los dos momentos más sagrados del calendario judío, el Día de la Expiación y la Pascua, rezando para reunirse una vez más con los judíos que permanecieron en Israel.

Dondequiera que estén los judíos en el mundo, se enfrentan a Jerusalén tres veces al día cuando llega el momento de la oración.

Y durante todo el exilio, los judíos a menudo corren un gran riesgo de regresar a la Tierra de Israel.

Las historias

El pueblo judío reconstruyó sus vidas y prosperó en Babilonia (actual Irak) después del exilio romano. Pero a pesar de esto, el Talmud de Jerusalén y el Talmud de Babilonia relatan que entre 200 CE – 500 CE, un gran número de rabinos líderes abandonaron sus vidas cómodas y seguras y optaron por mudarse a Israel, que estaba lleno de caos e inseguridad.

• En 1211, un grupo de trescientos rabinos de Francia e Inglaterra emigraron a Israel. Se mudaron sin absolutamente ningún apoyo financiero y sin perspectivas de ganarse la vida en Tierra Santa. La mayoría de ellos fueron asesinados por los cruzados, que llegaron allí solo ocho años después. A los pocos sobrevivientes se les permitió vivir en la ciudad de Acre. Los mamelucos conquistaron Acre en 1291 y mataron a toda su población judía, incluidas mujeres y niños, y muchos de los hombres fueron asesinados mientras estaban en la sinagoga.

• El rabino Ovadiah de Bartenura, uno de los principales sabios rabínicos de la Italia del siglo XV, hizo un esfuerzo hercúleo para trasladarse a Israel en un momento en que muchos de los que intentaron el viaje desde Italia y Sicilia se ahogaron en el Mediterráneo. Le tomó tres años de esfuerzo con muchos contratiempos en el camino, pero en 1488, el rabino Ovadiah llegó a la Tierra de Israel y lo convirtió en su hogar.

• El rabino Menachem Mendel de Vitebsk fue discípulo del famoso rabino de Mezhrich, quien fue el discípulo principal del Baal Shem Tov, fundador del movimiento jasídico. En 1777, salió de Galatz, Rumania, con algunos cientos más, todos en botes pequeños. Navegaron primero a Constantinopla y luego a Acre en la Tierra de Israel. La distancia relativamente corta en el mar Mediterráneo les llevó cuatro meses, y el convoy sufrió terribles dificultades en el viaje, incluidos los piratas que asesinaron a los pasajeros o los vendieron como esclavos. Un barco se hundió en el camino. El grupo experimentó grandes desafíos una vez que llegó a Israel, y el rabino Menachem Mendel tuvo que enviar emisarios a Rusia para recaudar fondos para mantenerlos.

Ejemplos más recientes

E incluso una vez que se estableció el Estado de Israel y se estableció realmente, los judíos pasaron por grandes dificultades para llegar a Tierra Santa. Solo algunos ejemplos:

• A mediados de 1947, Moshe Frumin, de seis años, Yaaakov Schwartz, de cinco años, Margalit Fried-Weinberg, de un año, y Yaffa Levy, de ocho meses, se unieron a otros cincuenta años y salieron de Austria a pie para cruzar los Alpes. la frontera italiana, a un barco que los llevaría al puerto de Haifa en la tierra de Israel. Schwartz recuerda: “La mayoría de las veces mi padre me llevaba sobre sus hombros”. Frumin no tenía padre y caminaba con su madre y su abuela. La madre de Levy le contó cómo debía cubrir la boca de la joven Yaffa para que sus gritos no fueran escuchados y el grupo descubriera. Salieron del campamento de personas desplazadas de Saalfelden alrededor de las diez de la noche, viajando en camiones sellados, tratando de evitar ser detectados por las autoridades, y se dirigieron a Krimml, llegando alrededor de las dos de la mañana. Ahí,

Casi todas las noches, de abril a octubre de 1947, unas pocas docenas de camiones salieron del campo y enviaron a los judíos a su camino. En total, aproximadamente cinco mil judíos hicieron esta caminata.

• Cerca de la medianoche del 10 de enero de 1961, el barco Egoz zarpó del puerto de Al Hoceima en Marruecos a Israel con cuarenta y cuatro judíos a bordo, casi la mitad de ellos niños. Este fue el duodécimo viaje del barco, después de haber transportado 334 judíos de Marruecos a Gibraltar y luego a Israel. A las 3:00 a.m., el barco se hundió y todos los pasajeros a bordo perecieron.

• Daniel Sahalo tenía cinco años a mediados de la década de 1980 cuando él y sus padres abandonaron su hogar en el norte de Etiopía en medio de la noche. Caminaron hasta el amanecer para llegar a la frontera sudanesa y luego caminaron durante nueve semanas en los desiertos de Sudán. “Escuché a personas hablar sobre ir a Jerusalén”, recuerda. En el camino, la hermana de Daniel murió de malaria. “La enterramos y seguimos caminando”. Doce mil personas hicieron esta caminata y unas cuatro mil personas murieron camino a Sudán. Después de más de dos meses de caminata, la familia llegó a un campo de refugiados donde vivieron durante nueve meses. Daniel estaba tan desnutrido allí que su barriga se hinchó. Luego fueron trasladados a Bruselas y posteriormente a Israel. Unos ocho mil judíos etíopes sobrevivieron a esta caminata, espera y huida.

¿Por qué correr los riesgos?

Estas historias plantean muchas preguntas.

  • ¿Por qué las familias judías estaban dispuestas a arriesgar los peligros de los ladrones, los desiertos y las montañas para llegar a Israel?
  • ¿Por qué un rabino llevaría a sus estudiantes a pequeñas embarcaciones y los expondría a piratas para mudarse a Israel?
  • ¿Por qué uno de los más grandes eruditos de su tiempo desperdiciará tres años de su vida tratando de llegar a la Tierra de Israel?
  • ¿Por qué estos rabinos en Babilonia y Europa abandonaron sus comunidades para vivir sin medios de vida y con seguridad limitada en Israel?

La respuesta a estas preguntas fue capturada por el primer primer ministro de Israel, David Ben-Gurion, en 1936, 12 años antes de que naciera el Estado de Israel. En ese momento, la tierra se llamaba Palestina, basada en un nombre griego que los romanos usaban para describir toda el área de Israel después de destruir el Templo y exiliar a los judíos, y todos los habitantes de la tierra, incluidos los judíos, se llamaban “palestinos”. Los árabes se estaban volviendo cada vez más violentos y los británicos establecieron la Comisión Peel para investigar la violencia y comprender mejor la tensión árabe-judía. Ben-Gurion, un judío secular, testificó ante el comité y declaró:

Nuestro derecho a la Tierra de Israel no lo otorga el gobierno británico ni la Declaración Balfour; Es mucho más viejo. La Biblia es nuestro mandato a la tierra.

Al analizar e intentar comprender el conflicto árabe-israelí, uno no puede ignorar esta dimensión. La Biblia está llena de cientos de referencias a Israel y Jerusalén, incluidas descripciones de fronteras geográficas, como lugares que Dios le ha dado al pueblo judío. E incluso si otros no creen esto, el pueblo judío sí. Es por eso que durante miles de años oraron y anhelaron regresar a esta tierra, y es por eso que arriesgaron sus vidas y perdieron sus vidas para regresar a Israel.

Esto está en marcado contraste con cualquier reclamo de la fe musulmana a Israel. De hecho, es todo lo contrario. El Corán no menciona a Jerusalén ni una sola vez.

La Dra. Qanta Ahmed , profesora asociada de medicina de la Universidad Estatal de Nueva York y profesora honoraria de la Escuela de Salud Pública de la Universidad de Glasgow Caledonian, escribe:

Pero como musulmán creyente que observa el Islam, el Corán me obliga a apoyar que solo hay un único reclamo de Israel sobre Tierra Santa; el Corán dice que es así.

El documento de 80,000 palabras que 1,6 mil millones de musulmanes aceptan como la palabra revelada de Dios, el Corán, es categórico sobre el destino de Israel y las personas que pueden reclamar su propiedad. . . .

En ninguna parte el Corán menciona la reclamación de los musulmanes de la Tierra Santa. En cambio, Dios revela en el Corán que la Tierra Santa está designada para los seguidores de Moisés … la Tierra Prometida es suya según el Corán.

Es por eso que no hay evidencia de que los musulmanes arriesguen sus vidas para vivir en Israel. O por qué el Corán nunca sugiere la tierra de Israel como el foco de su religión. Cuando los musulmanes rezan mientras están en Israel, e incluso en Jerusalén, se enfrentan a La Meca, que es el lugar más sagrado de su fe. En el Monte del Templo, se postran de espaldas a la ubicación del Templo.

Por supuesto, también se deben encontrar soluciones para los palestinos que buscan su propio estado dentro de los límites de Israel. Pero al abordar el conflicto en Tierra Santa, la perspectiva con respecto a los cuatro milenios de conexión física y espiritual judía con la tierra de Israel no solo no se puede ignorar, sino que debe estar a la vanguardia de la discusión y consideración al tratar de resolver el conflicto.

Imagen de cabecera no correspondiente al artículo original : ThisParticularGreg con licencia (CC BY-SA 2.0)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: