Los palestinos pierden otra oportunidad


Artículo de Alan M. Dershowitz originariamente publicado en Gatestone Institute:

El gran diplomático israelí, Abba Eban, una vez observó de manera concienzuda que los palestinos “nunca pierden la oportunidad de perder una oportunidad”. Bueno, están a punto de perder una oportunidad más al mantenerse alejados de las reuniones de junio de 2019 en Bahrein, durante las cuales Estados Unidos podría revelar los aspectos económicos de su plan de paz propuesto para Oriente Medio.

La historia del liderazgo palestino es una historia de oportunidades perdidas para la estadidad y la viabilidad económica. Si los líderes palestinos hubieran aceptado el Plan de Partición de las Naciones Unidas de 1947, dos estados para dos pueblos, habría existido un estado palestino al lado de Israel. Si hubieran aceptado el plan de paz ofrecido por el presidente Clinton y el primer ministro Ehud Barak en 2000-2001 o incluso el plan más generoso ofrecido por el primer ministro Ehud Olmert en 2008, ahora habría un estado palestino viable en el 95 por ciento de Cisjordania. y Gaza. ¡Pero no! Ninguna de las dos ofertas fue aceptada, muy a pesar de muchos palestinos moderados y árabes sunitas en la región.

Ahora, Estados Unidos está trabajando en otro plan de paz que el liderazgo palestino ya ha rechazado sin siquiera saber su contenido preciso. Basta con que sepan que el gobierno de Trump está proponiendo el plan, que reconoció a Jerusalén como la capital de Israel y la soberanía de Israel sobre los Altos del Golán (de los que nunca se dijo que formaba parte de ningún estado palestino).

Pero ninguno de estos reconocimientos socava la posibilidad de un estado palestino o incluso de una capital palestina en parte de Jerusalén. Son otro pretexto para perder una oportunidad para que los líderes palestinos se sienten y negocien un buen trato para el pueblo palestino.

El estado palestino no está fuera de la mesa, aunque cada oportunidad perdida deliberadamente hace que sea más difícil para los palestinos exigir razonablemente un estado. Otros grupos, como los kurdos y los tibetanos, nunca rechazaron ofertas por su independencia. Los rechazos palestinos hacen que su argumento a favor de un Estado sea más débil en comparación.

Los palestinos deben enviar una delegación a Bahrein y participar en las reuniones. Pueden hacer sus demandas y proponer cambios en el plan de Estados Unidos. No hay una buena razón para que ellos no participen. Pueden objetar lo que el presidente Trump ha hecho e incluso exigir que se deshaga, pero sus objeciones no tendrán credibilidad si continúan sin presentarse.

Una realidad debería ser clara para los líderes palestinos en este punto si quieren un estado en lugar de una “causa” que nunca lograrán por otros medios que no sean las negociaciones directas con Israel. No obtendrán un estado de las Naciones Unidas, de la Unión Europea, de Rusia, de Irán o incluso de los Estados Unidos. Tampoco lo obtendrán como resultado de BDS o protestas universitarias. Ciertamente no lo conseguirán a través de la conquista militar o el terrorismo. Sólo negociando con Israel lograrán un estado. Y no estará en las líneas de 1967 o sin ningún otro compromiso, como el llamado derecho de retorno, a pesar de docenas de resoluciones unilaterales sin sentido, incluida la diseñada por el saliente presidente Barack Obama durante sus últimos días en oficina. Ambas partes tendrán que hacer compromisos dolorosos. Israel ya ha demostrado estar dispuesto a hacerlo al ofrecer planes de compromiso dos veces. El primer ministro Netanyahu ha reconocido la necesidad de que Israel haga compromisos. También debe hacerlo el liderazgo palestino.

El actual estancamiento político de Israel, con nuevas elecciones programadas para septiembre, inevitablemente pospondrá cualquier progreso real hacia la paz. Los líderes palestinos deben aprovechar este retraso para asistir a la reunión sin tener que hacer concesiones. Pueden escuchar y proponer, sabiendo que no es probable que se tomen decisiones finales hasta que Israel forme un nuevo gobierno en el otoño.

Si el liderazgo palestino persiste en su negativa a sentarse y negociar, solo tendrán la culpa de la falta de un Estado. El mismo presidente Abbas ha lamentado el hecho de que el liderazgo palestino no haya aceptado las propuestas de paz anteriores. Ahora él es el líder a cargo, al menos en teoría. Debería aprender las lecciones del pasado, venir a Bahrein y comenzar un proceso de negociación que puede ser el único camino que queda hacia el estado palestino.

Fuente del artículo original: Gatestone Institute

Imagen de cabecera no correspondiente al artículo original

Anuncios

Un comentario sobre “Los palestinos pierden otra oportunidad

Agrega el tuyo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: