INTERVENCIÓN EXTRANJERA EN LAS ELECCIONES DE ISRAEL


Enlace Judío México e Israel.- Varios altos funcionarios de seguridad, incluido el jefe de ISA (Shabak), Nadav Argaman, y varios consultores cibernéticos israelíes, han tomado nota recientemente de los aparentes intentos de varios países extranjeros de interferir en las próximas elecciones israelíes mediante ataques cibernéticos y IW (Guerra de la información). Debajo del radar, hay evidencia de que al menos un país, Arabia Saudita, puede estar intentando interferir a través de métodos más tradicionales.

JONATHAN ARIEL

Desde el asalto ruso de IW al sistema político estadounidense en 2016 y su intento menos exitoso de manipular las elecciones francesas, piratear noticias falsas, bots y trolls es lo que viene a la mente con respecto a los intentos de manipular ilícitamente las elecciones y afectar el discurso público de las democracias.

El éxito de tales medios, y el hecho de que hayan capturado la imaginación del público, no debería permitirnos suponer que los métodos más tradicionales de influir en el sistema político de otro país han quedado fuera de circulación. Pueden estar pasados de moda, pero aún existen, y los países todavía están haciendo un buen uso de ellos.

“Tradicional” se refiere a contratar equipos de relaciones públicas, agencias de publicidad y defensa de políticas y empresas de cabildeo para promover los intereses y la agenda de un país, tanto diplomáticos como económicos. Además, no es infrecuente que incluya la financiación de políticos, y en ocasiones también de un partido en particular.

Un país extranjero que contrata a un cabildero o una agencia de relaciones públicas no es un problema en una sociedad democrática, siempre que el país en cuestión no sea considerado un poder hostil y tenga relaciones diplomáticas con el país en el que está tratando de influir. Algunos países requieren que una empresa o consultor contratado por un país extranjero se registre como agente extranjero, pero siempre que se cumplan las regulaciones, no existe un problema legal.

Proporcionar fondos es otra cosa. EE.UU. y todas las demás potencias occidentales importantes tienen leyes estrictas de financiamiento de campañas diseñadas para evitar la inyección encubierta de fondos de fuentes no claras en campañas políticas.

Ningún país ha hecho un uso más extenso de ambos métodos que Arabia Saudita. Contrata a los mejores abogados, cabilderos y agencias de publicidad que el dinero puede comprar (o al menos alquilar) en los Estados Unidos, Gran Bretaña y otros países de interés para ellos.

En la era pre-ciber-IW, cuando estos eran los únicos medios efectivos para interferir en las elecciones de otro país, Israel estaba relativamente a salvo de los intentos de las potencias hostiles en este sentido. Solo EE.UU. y la UE intentaron en el pasado afectar las elecciones israelíes a través de tales medios. Esto se hizo principalmente a través de la financiación de campañas, instituciones del partido y ONG / PAC afiliadas a partes particulares en las que estaban interesados en ayudar. Dado que las agencias gubernamentales no podían hacer tal interferencia, se hizo a través de una red enmarañada de ONG que canalizaban fondos directa e indirectamente a las ONG locales pertinentes.

A pesar de su disposición a entrometerse en los sistemas políticos de otros países a través de los medios mencionados, Arabia Saudita nunca intentó atacar a Israel, a pesar del atractivo de manipular el sistema político de un enemigo jurado. Su antipatía hacia Israel era tan fuerte que se negó a hacer cualquier cosa que requiera algún tipo de contacto con ella, a pesar de los beneficios potenciales. El reino ignoró los pedidos de Jordania, Egipto y la Autoridad Palestina para proporcionarles fondos para influir en la política israelí de esta manera.

Esta política parece haber cambiado. Es un secreto a voces que Jerusalén y Riad han comenzado a desarrollar con cautela una relación secreta y mutuamente beneficiosa, especialmente entre sus respectivas agencias de inteligencia. Esto no es sorprendente, ya que ambos países consideran a Irán como su enemigo más peligroso. Ambos están decididos a evitar que logre sus objetivos de obtener acceso sin restricciones al Mediterráneo y convertirse en una potencia nuclear.

Tras romper su tabú con respecto a los contactos con Israel, hay indicios crecientes de que Riad podría haberse embarcado en una nueva política con respecto a la intromisión en las elecciones israelíes. Existe un nivel no insustancial de evidencia circunstancial que indica cierto nivel de participación de Arabia Saudita con el Partido Laborista, específicamente su presidente, Avi Gabbay.

Poco después de ser elegido líder laborista, Gabbay dejó de lado el comité de asuntos exteriores y defensa del partido, encabezado por el profesor Haim Assa, el director del Servicio de Seguridad Nacional del ex primer ministro, Yitzhak Rabin, y uno de los gurús estratégicos y tecnológicos más respetados de la defensa israelí. A pesar de la reputación de Assa, Gabbay los ignoró a él y al comité, y en su lugar formó un nuevo “foro de asuntos exteriores” fuera de la estructura del partido. Nombró a Henrique Cymerman, un periodista con doble ciudadanía israelí y portuguesa y asociado desde hace mucho tiempo del presidente de Yisrael Yozemet, Kobi Huberman, para que lo dirija.

Yisrael Yozemet (Iniciativa Israel) es donde las cosas se ponen interesantes. Es una ONG cuyo propósito es promover los vínculos entre Israel y Arabia Saudita y otros estados del Golfo. También alienta a Israel a llevar a cabo negociaciones con los palestinos en el marco de la Iniciativa de Paz Saudí 2002.

Huberman también es presidente de Yisrael Yozemet Ltd., una empresa comercial activa en la promoción de los lazos comerciales entre el mundo árabe e Israel. Varios miembros de las juntas tanto de la empresa como de la ONG tienen sus propias empresas registradas en el Reino Unido que participan en una variedad de empresas comerciales con Arabia Saudita y los Emiratos Árabes Unidos.

Las agencias de seguridad israelíes han sido conscientes de los lazos de Huberman con los saudíes. Un muy respetado ex general de las Fuerzas de Defensa de Israel rechazó una oferta para liderar uno de los nuevos partidos formados cuando se anunciaron las elecciones anticipadas después de darse cuenta de la magnitud de la participación de Huberman en las mismas. El general sospechaba que el partido sería financiado con dinero saudí.

Hace varias semanas, Cymerman anunció su intención de presentarse a las primarias del Laborismo. Gabbay dejó en claro que lo apoyaba con firmeza, y se cree que es uno de los candidatos para los tres puestos en la lista que Gabbay puede nominar si no gana un lugar alto en las primarias.

Gabbay y Cymerman celebraron recientemente un evento conjunto en el que se presentó la plataforma de asuntos exteriores del Laborismo. Eran los dos oradores. Este fue, al menos hasta ahora, el único evento de la campaña Laborista dedicado a la política exterior. El sentido común parecería dictar que este evento se destaque para lograr la máxima publicidad, ya que el Laborismo necesita desesperadamente convencer al público de que realmente tiene una política exterior y de defensa coherente. En realidad, sin embargo, fue un evento de bajo perfil al que asistieron activistas del partido y no hubo presencia de los medios.

De lo que Gabbay y Cymerman dijeron, quedó claro que la plataforma de política exterior del Laborismo es una copia al carbón del plan de Yisrael Yozemet para que Israel inicie negociaciones de inmediato sobre la base de la Iniciativa Saudí. Para mejorar sus credenciales como jugador serio en asuntos extranjeros, Cymerman detalló cómo había sido fundamental para ayudar a Gabbay a desarrollar una relación con el liderazgo saudí, y describió cómo lo había acompañado en varios viajes secretos a la región del Golfo.

Posteriormente, en una conversación con un antiguo periodista israelí, Cymerman confirmó que todos sus vínculos con Arabia Saudita se originaron en su relación de largo data con Huberman, quien también estuvo presente en los viajes de Gabbay a Arabia Saudita.

Evidencia adicional que indica la participación de Arabia Saudita en el Laborismo, y su disposición a invertir en él, se puede deducir de la forma en que el Laborismo ha organizado su presupuesto de campaña.

Bajo el sistema israelí, los partidos establecidos son elegibles para préstamos estatales para financiar sus campañas en función del número de escaños que tienen actualmente en la Knesset. El problema es que si terminan con menos escaños en el nuevo parlamento, tienen que devolver la diferencia al estado. Gabbay decidió que el Partido Laborista tomaría un préstamo basado en los 24 escaños que el partido tiene actualmente, a pesar del hecho de que de acuerdo con cada encuesta realizada en los últimos meses, tendrá suerte si el Laborismo obtiene 10 escaños en la próxima Knesset (la mayoría las encuestas dan al Laborismo 6-8 asientos). Esto significa que, a menos que las urnas se hayan equivocado totalmente, el Partido Laborista terminará las elecciones con un enorme déficit que, combinado con la transformación que se espera de él en un pequeño nicho de partido, podría hacer que implote.

Esto lleva a una pregunta ineludible. ¿Cómo puede un hombre que se ha presentado a sí mismo como un CEO competente y exitoso de una corporación importante correr el riesgo de enterrar a su partido bajo una montaña de deudas? Una posible respuesta es que él sabe que el dinero saudí estará disponible.

La conclusión es que parece haber una preponderancia de evidencia, igualmente circunstancial y convincente, que lleva a una conclusión no improbable de que los saudíes consideran el Laborismo como un activo estratégico. Parece que ya han invertido políticamente en él, y pueden estar dispuestos a invertir en él también financieramente.

Las preguntas más fundamentales son por qué los saudíes cambiarían su política de larga data de evitar asiduamente interferir en las elecciones israelíes, y por qué elegirían el laborismo, que en la superficie parece respaldar a un perdedor.

La última pregunta es más fácil de responder. Cualquiera que haya tenido alguna relación comercial con el mundo árabe sabe que valora la edad, la sabiduría y la experiencia sobre la juventud. Los saudíes ven al Laborismo como una institución antigua y venerable y, por lo tanto, como un activo estratégico potencialmente valioso, a pesar de su estado actual de deterioro. Por lo tanto, están dispuestos a invertir en el partido lo que para ellos equivale a cacahuetes.

El primero requiere una respuesta más compleja. Los saudíes tienen una reputación bien merecida por cubrir sus apuestas. Saben que su posición en Washington es precaria. Si, en 2020, tienen que lidiar con una Casa Blanca y un Congreso demócratas, podría ser un desastre para ellos.

Comprenden que cualquier gobierno del Likud se enfrentaría a grandes problemas propios en un entorno así, y sería muy difícil mantener su influencia en Washington, y mucho menos ayudar a los saudíes. La solución más prometedora para este problema sería que los saudíes desarrollen una relación con una entidad política israelí respetada internacionalmente que disfrutaría de una relación de trabajo razonablemente buena con una Casa Blanca y un Congreso dominados por los demócratas. El Laborista es el partido israelí que mejor cumple con esos criterios; de ahí su atractivo para los saudíes como un activo estratégico potencialmente valioso.

La Casa de Saud tiene dos objetivos principales: su supervivencia y la contención de Irán. A pesar de su enorme presupuesto de defensa, su desempeño en Yemen ha puesto de relieve cuán lamentables son sus capacidades militares. Sabe que el único aliado regional potencial capaz de derrotar a Irán es Israel. También sabe que el apoyo sólido, o al menos la aceptación tácita de Washington, es vital para que cualquier alianza israelí-saudita alcance su objetivo estratégico de contener efectivamente a Irán.

El Laborismo cumple con todos los criterios saudíes. A pesar de haber caído en tiempos difíciles, el partido sigue siendo internacionalmente respetado. El partido de Peres, Rabin y Barak sigue siendo un activo estratégico principal en un Washington de color azul, independientemente de su actual debilidad electoral.

Los saudíes deben saber que los laboristas no ganarán las elecciones. Dadas las encuestas actuales, estarán satisfechos si termina ganando 8-9 asientos, lo que lo mantendría vivo. Es claro que, independientemente de quién gane, dado el actual equilibrio de poder y los problemas legales de Netanyahu, es probable que los israelíes se encuentren nuevamente en las mesas electorales dentro de 18 meses aproximadamente. Para entonces se conocerá el resultado de las elecciones de Estados Unidos en 2020. Si, como parece probable, Washington emerge en 2020 bajo el control demócrata, los sauditas, a través de su inversión insignificante (para ellos) en el Laborismo, tendrían un activo estratégico valioso.

Mohammed Bin Salman sabe muy bien que si, bajo su supervisión, Riad negocia con éxito un tratado de paz basado en la Iniciativa Saudí, los demócratas se apresurarán a abrazarlo, y ni una docena más de Khashoggis lo cambiarían. La mejor posibilidad de que eso suceda es si Israel tiene un gobierno dirigido por los laboristas. Considerar lo que tiene que ganar, proporcionar los fondos necesarios para cubrir el déficit esperado de la campaña del Partido Laborista y recargar su saldo bancario es una ganga, y los saudíes conocen una ganga cuando la ven.

Fuente: BESA Center / Reproducción autorizada con la mención: © EnlaceJudíoMéxico

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: