¿Por qué los palestinos no tienen un parlamento?


Artículo de Khaled Abu Toameh originariamente publicado en Gatestone Institute:


  • En ausencia de un parlamento, los palestinos no tienen un destinatario para expresar sus quejas. No pueden escribir o llamar a sus legisladores electos para quejarse de nada. Todo lo que pueden hacer es recurrir a las redes sociales, especialmente a Facebook, para transmitir sus opiniones.

  • Como el Presidente de la Autoridad Palestina, Mahmoud Abbas, no tolera particularmente bien las críticas, sin duda se siente más cómodo pronunciando discursos en foros internacionales como las Naciones Unidas, el Parlamento Europeo y sus propias instituciones Fatah y OLP que en el Parlamento palestino. Aquellos son lugares donde nadie lo critica por su tiranía.
  • En los últimos años, decenas de palestinos han sido hostigados, arrestados e interrogados por las fuerzas de seguridad de Abbas por publicar comentarios críticos en Facebook.

El Consejo Revolucionario de Fatah, dominado por personas leales al presidente de la Autoridad Palestina, Mahmoud Abbas, recomendó que Abbas disuelva el Consejo Legislativo Palestino (PLC). Este es otro intento de Abbas para silenciar a sus críticos y evitar un debate abierto entre los palestinos sobre sus políticas. En la foto: el edificio del PLC en Ramallah el 28 de enero de 2006, tres días después de su última elección. (Foto por Zharan Hammad / Getty Images).

Los parlamentos, entre las manifestaciones más fuertes de una democracia, representan al electorado, promulgan leyes y supervisan al gobierno a través de audiencias y consultas.

Aparentemente, esto no se aplica a los palestinos, quienes, como resultado de la lucha de poder entre la facción Fatah del Presidente de la Autoridad Palestina (AP), Mahmoud Abbas, en Cisjordania y Hamas en la Franja de Gaza, han estado, durante los últimos 11 años, sin un parlamento que funcione.

El órgano unicameral de la Autoridad Palestina es el Consejo Legislativo Palestino (PLC) de 132 miembros. Tanto la AP como el PLC se establecieron después de la firma de los Acuerdos de Oslo en 1993. La primera elección legislativa palestina tuvo lugar en enero de 1996. La segunda y última elección tuvo lugar en enero de 2006; resultando con una victoria para Hamas.

En 2007, Hamas tomó violentamente el control de la Franja de Gaza y derrocó al régimen de la Autoridad Palestina. Desde entonces, el parlamento palestino no ha funcionado adecuadamente, aunque los legisladores de Hamas a veces se reúnen por separado en la Franja de Gaza. En ausencia de un parlamento en funcionamiento, Abbas ha aprobado leyes por “decreto presidencial”. Varios palestinos cuestionaron su legalidad y acusaron al líder palestino de violar la Ley Básica Palestina.

Abbas ha reemplazado efectivamente al PLC como el único legislador para los palestinos. Esta situación lo ha convertido en un presidente autocrático y totalitario que toma las decisiones sin ser responsabilizado por nadie, incluidos los miembros del parlamento palestino.

Peor aún, Abbas también ha estado usando sus poderes para castigar a los miembros del parlamento que se atreven a criticarlo o a expresar su oposición a sus políticas. En 2016, por ejemplo, Abbas despojó a cinco legisladores “rebeldes” de su inmunidad parlamentaria: Mohammed Dahlan, Shami al-Shami, Najaf Abu Bakr, Nasser Juma’ah y Jamal Tirawi.

“La decisión de Abbas viola la ley básica palestina, que exige la separación de poderes entre las autoridades ejecutivas, legislativas y judiciales”, comentó Abu Bakr . “Respetamos el sistema judicial y la ley. Rechazamos cualquier intento de explotar la ley para manipular al poder judicial”.

A Abbas, por su parte, no le gusta el PLC porque sabe que muchos de sus miembros de Fatah y Hamas son críticos con él y sus políticas. Como Abbas no tolera particularmente bien las críticas, sin duda se siente más cómodo pronunciando discursos en foros internacionales como las Naciones Unidas, el Parlamento Europeo y sus propias instituciones Fatah y OLP que en el Parlamento palestino. Aquellos son lugares donde nadie le critica por su tiranía.

Las instituciones de la OLP y Fatah que Abbas aborda con frecuencia están dominadas por sus leales, muchos de los cuales también están en su nómina. ¿Quién necesita un parlamento cuando uno tiene el Comité Ejecutivo de la OLP, el Consejo Central de la OLP y el Comité Central de Fatah, con cuyos miembros se puede contar a ciegas para respaldar a Abbas y sus decisiones? De hecho, los tres cuerpos palestinos han reemplazado al PLC como instituciones clave para la toma de decisiones de los palestinos. Sin embargo, las únicas decisiones que toman estos cuerpos son aquellas que apoyan completamente a Abbas en todo lo que dice y hace.

En ausencia de un parlamento, los palestinos no tienen un destinatario para expresar sus quejas. No pueden escribir o llamar a sus legisladores electos para quejarse de nada. Todo lo que pueden hacer es recurrir a las redes sociales, especialmente a Facebook, para transmitir sus opiniones. Incluso entonces, los palestinos no están a salvo del largo brazo de las fuerzas de seguridad palestinas. En los últimos años, decenas de palestinos han sido hostigados, arrestados e interrogados por las fuerzas de seguridad de Abbas por publicar comentarios críticos en Facebook.

El 14 de octubre, los partidarios de Abbas dieron otro paso que socavará aún más las posibilidades de los palestinos de convertirse alguna vez en una sociedad libre y democrática que incluiría un parlamento activo y vibrante con un debate abierto. El Consejo Revolucionario de Fatah, otro organismo importante dominado por los leales a Abbas, recomendó que el presidente palestino disuelva el PLC y se preparase para las elecciones generales en Cisjordania y la Franja de Gaza. Esta recomendación, hecha por funcionarios no elegidos de Fatah contra miembros electos del parlamento palestino, fue vista como antidemocrática por motivos legales y parlamentarios, y socavó la confianza de los palestinos en Abbas y el liderazgo palestino.

Los críticos de Abbas y los expertos legales condenaron la recomendación de Fatah de disolver el parlamento palestino. Ellos argumentan que la medida no está dirigida a traer reforma y democracia, sino a permitir que Abbas y Fatah se deshagan del PLC.

Hasan Khraisheh, un orador adjunto del PLC, dijo que ni Abbas ni Fatah estaban autorizados para disolver el parlamento. “El PLC fue elegido por el pueblo palestino, y no puede ser disuelto por el Consejo Revolucionario de Fatah, que no fue elegido por el pueblo” , argumentó . “Disolver el parlamento significa disolver la Autoridad Palestina, lo que también significa disolver al presidente Abbas”.

El último movimiento para disolver el PLC es otro intento de Abbas para silenciar a sus críticos y evitar un debate abierto entre los palestinos sobre sus políticas. En ausencia de un parlamento, por ejemplo, no hay debate sobre la política de Abbas hacia sus rivales en Hamas o sus relaciones con Estados Unidos e Israel. Sus asesores afirman que la decisión de disolver el PLC tiene como objetivo prepararse para las elecciones presidenciales y parlamentarias que se debieron hace mucho tiempo. Sin embargo, la continua lucha de poder entre Abbas y Hamas hace imposible celebrar elecciones libres y justas. Los partidos rivales no confían el uno en el otro, por lo que es difícil ver cómo, en las circunstancias actuales, cuando se enfrentan a las gargantas de los demás, nunca acuerdan celebrar tales elecciones.

Durante los últimos 11 años, debido a las luchas internas entre Hamas y Fatah y al continuo intento de Abbas de evitar y socavar a los legisladores palestinos, el parlamento palestino ha estado decayendo. Ahora, la recomendación de Fatah de disolverlo completamente ha traído el último clavo del ataúd del parlamento. Al dejar de lado al PLC, Abbas y sus leales han destruido cualquier sueño que los palestinos hayan tenido de tener un parlamento en funcionamiento.

Por un golpe de suerte, el movimiento de Fatah para disolver el PLC se produjo horas antes de que el Parlamento israelí, el Knesset, abriera su sesión de invierno en Jerusalén.

Todo lo que queda, por lo tanto, para que hagan los palestinos es envidiar a Israel, que tiene un parlamento vibrante donde los legisladores, incluidos los diputados árabes, son libres de criticar y denunciar a los líderes y políticas del gobierno israelí sin temor a la intimidación y el castigo. Por ahora, parece que los palestinos tendrán que vivir con una dictadura y líderes autocráticos que están haciendo todo lo posible para privar a su pueblo de democracia, transparencia y responsabilidad.


El artículo original puede leerse (en inglés) en Gatestone Institute

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: