¿TIENE SOLUCIÓN EL DERECHO DE RETORNO DE LOS REFUGIADOS PALESTINOS?


El problema pareció resoluble en los Acuerdos de Oslo según los negociadores estadounidenses e israelíes.

TOVAH LAZAROFF

La administración Trump en el último mes celebró la moderación israelí con respecto a la actividad de asentamientos, pero calificó de “insostenible” al creciente número de personas que oficialmente se consideran refugiados palestinos.

El repentino cambio radical en la retórica se considera parte de la preparación de la administración para la presentación del “acuerdo del siglo” en el que espera resolver el conflicto israelo-palestino.

No se han revelado detalles del plan. Pero la administración Trump, que apenas destaca por su sutileza, en este caso ha comenzado a redefinir lentamente el lenguaje en torno a los temas centrales de negociación.

Cuando el ex primer ministro Itzjak Rabin y el ex presidente de la Autoridad Palestina Yasser Arafat se estrecharon la mano en el césped de la Casa Blanca hace 25 años, se vislumbró que una resolución de dos estados para el conflicto surgiría luego de negociaciones sobre conceptos centrales.

Dos de los problemas clave eran el territorio, incluida la cuestión de la soberanía israelí sobre partes del Área C de Judea y Samaria (Cisjordania), y el derecho de los refugiados palestinos a regresar al soberano Israel.

En ese momento, en 1993, había menos de 100.000 colonos israelíes y menos de tres millones de refugiados palestinos y sus descendientes.

Unos 25 años después, hay más de 400,000 colonos en el Área C y más de 5,2 millones de refugiados en Cisjordania, Gaza, Jerusalén Este, Siria, Líbano y Jordania.

El ex presidente de EE.UU. Barack Obama a menudo enfatizó el problema que el número creciente de colonos representaba para una resolución territorial del conflicto y destacó la construcción de asentamientos como un “obstáculo“.

La administración Trump, en cambio, se ha negado a condenar a Israel por la construcción de asentamientos y en su lugar recientemente destacó los problemas en torno al “número insostenible” de refugiados palestinos.

Esto comenzó a fines de agosto, cuando desfinanciaba a la Agencia de Obras Públicas y Socorro de las Naciones Unidas para los Refugiados de Palestina (UNRWA, por sus siglas en inglés).

Si bien había solo 750,000 refugiados palestinos en 1948, el número ha crecido debido a la decisión de la Asamblea General de las Naciones Unidas de que UNRWA debería incluir a los descendientes al calcular el estatus de refugiado palestino.

Lo que está en juego es el temor israelí de que el regreso de un gran número de refugiados palestinos y sus descendientes a un Israel soberano socavaría la noción de una resolución nacionalista étnica del conflicto en el que habría dos estados para dos pueblos.

SIN EMBARGO, varios negociadores israelíes y estadounidenses involucrados en las conversaciones derivadas de Oslo, incluidas Camp David y Taba, han dicho que en ningún momento calcularon la concesión de un derecho absoluto de retorno, precisamente debido a la naturaleza étnica de la solución de dos estados.

El ex ministro de Justicia Yossi Beilin dijo que sostuvo conversaciones secretas en 1995 con el ahora presidente de la AP Mahmoud Abbas, quien de hecho firmó el Acuerdo de Oslo I en 1993 en lugar de Arafat. Se entendió en esas conversaciones, dijo Beilin, que solo un pequeño número de palestinos podría regresar.

El ex negociador estadounidense Dennis Ross dijo que durante los años de Oslo, la administración Clinton operó bajo el “gobierno de la razón“, en el cual sostenía que un estado judío no podía, y no debería tener que, absorber a tantos refugiados. También creía que solo el 10% querría regresar. La presunción, que guió la política, fue que los palestinos regresarían a un estado palestino.

El abogado y autor Gilead Sher, quien formó parte de la delegación israelí involucrada en los Acuerdos de Oslo y encabezó el equipo de negociación en la cumbre de Camp David en 2000, también recordó cómo se manejó el tema durante las conversaciones.

Esto no era la primera prioridad de los negociadores palestinos“, dijo Sher, quien agregó que tuvo una importancia simbólica.

Sher, que dirige el Centro de Negociaciones Aplicadas, que fundó en 2013 y es investigador sénior en el Instituto de Estudios de Seguridad Nacional de la Universidad de Tel Aviv, dijo que los palestinos “querían que Israel admitiera que fue él quien creó el problema de los refugiados. Expresaría quizás no solidaridad, pero tal vez una disculpa por el sufrimiento causado“.

Hubo varias ocasiones en los últimos 25 años en que las partes estuvieron cerca de un acuerdo sobre la redacción de tal declaración, dijo.

También habría un guiño simbólico al concepto con la aceptación de Israel de un cierto número de refugiados palestinos en sus fronteras soberanas, dijo Sher. Algunos de los criterios para eso se basaban en razones humanitarias o de reunificación familiar, agregó.

Específicamente, dijo, esto significaba que “el derecho de retorno se aplicaría e implementaría en el estado palestino una vez [se estableciera], y que todos los refugiados palestinos serían compensados y rehabilitados en ese estado palestino“.

Alternativamente, dijo, se discutió una opción para que Canadá, Australia y los EE.UU. los reciban.

En cuanto a las cifras reales, dijo, utilizaron la base de datos de la UNRWA. Una vez que se firmara un acuerdo de estatus permanente, agregó, se acordó que la UNRWA se eliminaría.

El entendimiento en ese momento era que los problemas centrales no podían abordarse por separado, sino que debían enfrentarse simultáneamente.

No se acuerda nada hasta que todo esté acordado“, recordó Sher.

Creo que a lo largo de las tres grandes rondas de negociaciones sobre el estatuto permanente, que tuvieron lugar en Camp David y posteriormente en Taba en 2001, luego en el proceso de Annapolis en 2007 y 2008, y más tarde en 2013 y 2014 [negociaciones negociadas por el secretario de Estado de los Estados Unidos, John Kerry], la mayoría de los problemas se abordaron de una manera que podría haber sido aceptable para ambas partes“, dijo Sher.

Fuente: The Jerusalem Post – Traducción: Silvia Schnessel – Reproducción autorizada con la mención: ©EnlaceJudíoMéxico

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: