Tortura en el ente palestino.


El ente palestino se ve obligado a pagar indemnizaciones por torturar

Tribunal israelí ordena a la Autoridad Palestina pagar una indemnización a los árabes arrestados, torturados por supuestamente ‘colaborar’ con Israel.

El juez del tribunal de distrito de Jerusalén, Moshe Drori, dictaminó que la Autoridad Palestina (AP) debe pagar 13,5 millones de NIS ($ 3,7 millones) en compensación a los árabes que fueron torturados por la Autoridad Palestina.

“Esto es lo menos que podemos ofrecer”, dijo el abogado Nati Rom, que representó a las víctimas, a Arutz Sheva después del veredicto.

Dijo que el fallo del tribunal solo cubría los secuestros llevados a cabo por la Autoridad Palestina y que su organización, la firma de abogados Rom, Arbus, Kedem, Zur continuaría demandando a la Autoridad Palestina por cientos de millones de dólares en daños y perjuicios por la tortura infligida en residentes de la Autoridad Palestina y ciudadanos árabes israelíes.

Los demandantes en el caso eran árabes sospechosos o acusados ​​de “colaborar con Israel” y arrestados y torturados por la Autoridad Palestina.

En el fallo precedente del Tribunal de Distrito de Jerusalén, que tenía más de dos mil páginas, el juez Drori detalló las determinaciones legales que lo llevaron a determinar la indemnización, describiendo la tortura que sufrieron los presuntos colaboradores en los sótanos de la Autoridad Palestina. los años.

En un caso, se determinó que la Autoridad Palestina fue responsable del asesinato de uno de los detenidos, que tenía una madre judía, que fue asesinado por funcionarios de la AP en Nablus en 2002. Su medio hermano, un judío de Kiryat Arba, también fue detenida por la Autoridad Palestina y torturada durante su detención.

En otros casos, se determinó que la AP intentó secuestrar a algunos de los supuestos colaboradores de Israel y devolverlos a tortura y detención después de huir. En muchos casos, la tortura y los arrestos fueron detenidos solo por la intervención de las fuerzas de las FDI que liberaron a los prisioneros durante la Operación Escudo Defensivo en 2002.

El juez Drori escribió en su decisión: “Cuando la Autoridad Palestina arresta a un sospechoso -en su opinión- por cooperación con Israel, esto significa que la detención se debe a motivos de seguridad que no están bajo la autoridad de la Autoridad Palestina, sino bajo la autoridad de Israel bajo el Acuerdo provisional. Como resultado, la detención es ilegal “.

“La detención de la Autoridad Palestina por motivos que no están dentro de su jurisdicción, especialmente cuando se trata de motivos de seguridad, tiene implicaciones de seguridad en sí misma, ya que la detención está destinada, desde el punto de vista de la Autoridad, a dirigir el comportamiento de su residentes en contra del Estado de Israel y en apoyo de actividades terroristas. Por lo tanto, incluso una acción civil presentada por cualquiera de los residentes de la Autoridad Palestina sobre la base de esta detención, incluidos los demandantes en los casos que tengo ante mí, conlleva implicaciones de seguridad, “el juez dijo.

En cuanto a la tortura que soportaron los demandantes, el juez escribió: “No puedo dejar de decir lo siguiente: una revisión continua de todas las pruebas, incluidas las declaraciones juradas detalladas de los demandantes y su presentación en la memoria de los testigos que declararon sobre la tortura, algunos de los cuales me mostraron sus extremidades dañadas; estas son cosas muy difíciles. “De hecho, la corte ha estado expuesta en muchos casos a situaciones difíciles”.

“Sin embargo, en este caso, hay docenas de demandantes que testifican por separado a los eventos, con la imagen detallada escrita en los capítulos individuales, después de lo cual es necesario decir que se trata de una acumulación de pruebas, que muestra que el PA – con todas sus ramas y sus mecanismos detallados en detalles exactos en los capítulos individuales, usó la violencia severa, incluida la tortura severa, contra los demandantes “, afirmó el juez.

Uno de los demandantes, Ahmed, relata que durante el interrogatorio tuvo una hija que nació prematuramente. Cuando la Autoridad Palestina descubrió esto, ordenó que el hospital dejara de tratar al bebé. El niño no recibió el oxígeno necesario y como resultado vive con una discapacidad.

También se sometió a tortura  a Ahmed que incluyó cigarrillos encendidos en su cuerpo y cortes en su cuerpo con hojas de afeitar hasta que los interrogadores tuvieron que llevar al hospital de Jenin.. ”

Fuente: Arutz Sheva

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: